martes, 17 de marzo de 2020

Nueva York adopta medidas ‘draconianas’ para frenar el coronavirus

NUEVA YORK.- Con más de 700 casos de coronavirus el número más alto entre los estados del país, Nueva York continuaba su estoica arremetida para frenar del avance de la enfermedad, mientras se preparaba a encarar además el déficit de camas para atender a los infectados.

De la cifra de contagiados con el COVID-19 a nivel estatal, 463 corresponde a la ciudad de Nueva York, mientras el número de muertes ascendió a 7.

Los hospitales a nivel del estado suman 50,000 camas, de las cuales 3,000 son para cuidados intensivos y casi el 80 % de estas estaban ocupadas por el 17 % de los infectados que requieren hospitalización. Hasta este lunes, el estado de Nueva York registraba 950 casos, según anunció el propio gobernador Andrew Cuomo.


“Los números de casos aumentan aceleradamente”, destacó el gobernador al tiempo de reconocer que al momento su gran preocupación es cómo garantizar que el sistema hospitalario no se vea totalmente desbordado. También reveló que ha notificado a los administradores de los hospitales, que las autoridades podrían requerir próximamente que se suspendan todas las cirugías no urgentes.

El primer ejecutivo estatal insistió en apelar a la Administración Trump para que despliegue al cuerpo de ingenieros del Ejército con el fin de adaptar instalaciones para afrontar la emergencia.

Cuomo advirtió que en caso de que no llegue esa movilización desde Washington, el estado utilizará su Guardia Nacional y otros medios para ver cómo aumentar el número de plazas de hospital, identificando edificios como residencias universitarias o residencias de ancianos en desuso que puedan convertirse en centros sanitarios.

“Vamos a hacer todo lo que haga falta, pero necesitamos asistencia federal”, insistió Cuomo, que dijo sentirse decepcionado con la falta de preparación demostrada por la Administración de Trump, aunque agradeció la rápida respuesta dada a la solicitud de Nueva York para poder realizar sus propias pruebas del coronavirus y así comenzar a hacer miles al día.

Esfuerzo interestatal

El gobernador Andrew Cuomo adelantó que, a partir de la noche de este lunes, los estados de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut unificarán esfuerzos para reducir el contagio de COVID-19.

Esto incluye implementar una capacidad máxima de 50 personas en espacios “multitudinarios”, así como ampliar a restaurantes y cafeterías el servicio a domicilio y para llevar. Aunado a ello se cerrarán cines, gimnasios, casinos y otros establecimientos.

Cierre de bares y restaurantes

A nivel de la ciudad, la emergencia en cambio mostró su rostro con el cierre de las escuelas, los espectáculos habituales de Broadway, sumado al cierre parcial a partir de este martes de bares y restaurantes, que solo aceptarán pedidos para llevar en horario diurno.

La drástica medida es similar a la que se han tomado en Ohio, Washington DC y en el esfuerzo colectivo de frenar el aumento de infecciones por el mortal virus.

“Nuestras vidas están cambiando de formas inimaginables desde hace solo una semana. El objetivo es salvar la vida de nuestros seres queridos y de nuestros vecinos”, dijo De Blasio en un comunicado emitido por su oficina, que calificó la medida de “drástica pero necesaria”.
Dan luz verde a repartidores de comida en bicicleta

Mientras se ponía en vigencia el cierre de bares y restaurante, irónicamente el alcalde Bill de Blasio, hizo el anuncio de suspender la represión contra los trabajadores de reparto que usan bicicletas eléctricas.

“Esta victoria es enorme para trabajadores como yo, que se unieron y han luchado duro durante años para lograrlo. Especialmente necesitamos protección en este momento, pero es un gran alivio saber que ya no seremos criminalizados solo por usar una herramienta básica que necesitamos para poner comida en la mesa de muchos neoyorquinos y en la nuestra”, dijo Fredy German, miembro de Make the Road New York y trabajador de reparto en Brooklyn.

La co-directora ejecutiva de Make the Road New York, Deborah Axt, comentó que la suspensión de la represión contra las bicicletas eléctricas tiene gran significado en este momento para los trabajadores de entrega de comida.

“Instamos al alcalde a que se asegure de que esta suspensión sea de forma permanente, al tiempo que pedimos a los líderes como el gobernador Cuomo y la Legislatura que aprueben rápidamente la legislación sobre bicicletas eléctricas que se aplicaría en todo el estado”, agregó Axt.

Medidas son golpe devastador

Entre tanto, el gobernador reconoció que las decisiones contra el coronavirus amenazan con ser un golpe devastador para la economía de la ciudad, donde cientos de miles de personas viven de la hostelería -Nueva York tiene más de 25.000 restaurantes- y del turismo y ven ahora sus empleos en grave peligro.

“Nuestro ejemplo principal ahora mismo es ralentizar la expansión de este virus para que la oleada de nuevas infecciones no hunda nuestro sistema de salud”, señaló Cuomo.

De ahí las extremas medidas aprobadas en busca de un mayor “distanciamiento social” y que prácticamente han hecho detenerse la vida en la mayor ciudad de Estados Unidos

No hay comentarios:

Publicar un comentario